Taller de iniciación a la fotografía


 


 


Introducción a la fotografía – Parte primera


y que cosas hay más allá de los automatismos de la cámara.


 


Tu y la cámara


La fotografía une el dominio de dos habilidades:


-Saber ver o imaginar las imágenes.


-Saber traducir estas ideas fotográficas en imágenes.


 


Tu y la cámara


Es necesario adquirir cierto dominio de las técnicas básicas:


-El enfoque


-Ajuste de la exposición


-Funciones de la cámara


-La composición


Conocer y practicar estas cosas nos hará disfrutar más y obtener mejores resultados.


 


Explicación del dial de una cámara con AUTO, P, Tv, Av, M, etcétera


 


La luz, el objetivo y el sensor (o la película)


La palabra fotografía significa:


Dibujar con la luz


y la cámara es el mecanismo que nos permite hacerlo.


 


La cámara


es la caja oscura que deja pasar la luz el tiempo justo y necesario para que la imagen enfocada a través del objetivo sea registrada por un sensor digital o por una película.


 


El anillo de enfoque


ajusta la imagen o motivo sobre el plano focal, hacia delante y hacia atrás, hasta que ésta resulta nítida y puede ser automático o manual.


 


El diafragma


es el agujero por el que entra la luz y es un anillo, a modo de iris, formado por unas laminillas metálicas que permiten variar el diametro de la abertura y así poder regular la cantidad de luz que entra.


 


 


El diafragma. Escala de valores – Parte segunda


El diafragma controla pues la cantidad de luz que atraviesa el objetivo y determina, como veremos, la extensión de la profundidad de campo, y viene marcado por unos números sobre el anillo, de mayor a menor o viceversa.


A número menor, mayor será la abertura y por contra, a número mayor, menor será ésta.


Igual pasa con las velocidades de obturación, la progresión está cuantificada. Cada número “f” deja pasar la mitad de la luz del anterior y el doble que el siguiente.


El número “f” más pequeño indicado en el anillo de cada objetivo representa la máxima abertura posible y por lo tanto indica la luminosidad de ese objetivo.


 


El diafragma. La profundidad de campo.


La profundidad de campo es el rango de distancia en el que todos los objetos o motivos fotográficos de una imagen, se ven nítidos.


El área enfocada varía por tres razones, por el diafragma escogido, por la proximidad al motivo a fotografiar y por la distancia focal del objetivo utilizado.


Por lo tanto, deberemos pensar mentalmente en como queremos que salga nuestra composición en cuanto a la nitidez de los distintos objetos y enseguida os vendrá a la memoria el número “f” que debemos escoger.


Veremos aquí el gráfico representativo.


La regla anterior quedará modificada si introducimos una nueva variable: “la distancia al objeto”.


Para hacerlo fácil, la regla que acabamos de comentar pierde su efecto si la distancia al primer plano es pequeña. Es entonces cuando se reduce drásticamente la profundidad de campo.


Por lo tanto, podemos decir que la profundidad de campo aumenta al ser mayor también la distancia al sujeto.


Hay así mismo una tercera variable y es la distancia focal del objetivo que vayamos a utilizar, será entonces cuando podremos entender que quiere decir el número “f” de máxima apertura de un lente específico.


Una regla no exacta pero si aproximada nos dice, que una vez enfocado el sujeto, la profundidad de campo, o zona nítida a causa de la apertura del diafragma, será de 1/3 por delante y 2/3 por detrás del motivo.


 


El obturador


Cuando pulsamos el botón de disparo, estamos accionando el obturador. Suelen ser dos cortinillas que se abren y cierran durante fracciones de segundo. El obturador ejecuta exactamente el tiempo durante el cual queremos que se impresione el sensor o la película.


Hoy con ellos se consiguen velocidades de hasta 1/8.000 de segundo.


Existen otros sistemas de obturadores, acabamos de hablar del llamado de plano focal, que se desliza justo por delante del sensor o la película, cual cortina en una ventana.


Pero los hay de sistema central, estos se hallan en el interior de ciertos objetivos, funcionan como un iris, unas laminillas alrededor de un círculo interno, abren y cierran sobre el centro a la velocidad prefijada. Con este sistema se consiguen velocidades de 1/500 de segundo.


Naturalmente, también podremos abrir y cerrar el obturador con un tiempo de obturación indeterminado que nosotros queramos ejecutar manualmente, para hacer lo que sería una larga exposición. Eso sería en la posición B, y también en T que se suele utilizar para las mucho más largas exposiciones.


 


El sensor - Parte tercera


Es el chip o foto-captor encargado de capturar la imagen. Está compuesto por una malla de miles de células fotosensibles y es el elemento sobre el que se forma la imagen proveniente del objetivo.


Cada una de estas células genera una corriente eléctrica cuando recibe luz. Esta corriente eléctrica será convertida después en valores numéricos que se almacenan en forma digital binaria en la memoria de la cámara dando como origen un pixel.


 


La exposición


Es la incidencia de la luz en el captador o sensor o en la película a través de un sistema óptico.


Que la exposición sea o no correcta, dependerá de la cantidad de luz que entra en la cámara, es decir, del conveniente ajuste entre el diafragma y la velocidad de obturación, en cada situación fotográfica.


Cuando la película o el sensor recibe más luz de la necesaria, diremos que hay sobre-exposición, y cuando recibe menos, será un caso de subexposición.


 


La exposición. Medición


Una película o un sensor digital estan fabricados para recibir una cantidad concreta de luz, para poder considerar que están correctamente expuestos.


La luz, tanto natural como artificial, varía constantemente, cosa que nos obliga variar siempre nuestros ajustes para conseguir la imagen deseada.


 


Ley de reciprocidad


Dado el valor equivalente (doble o mitad) que se establece entre cada salto de velocidad de obturación y diafragma, podemos encontrar una serie de parejas diferentes (velocidad/diafragma) pero iguales en cuanto al grado de exposición. La elección de una u otra pareja estará en función del movimiento de la escena o de la profundidad de campo deseada.


 


f 22  y ¼ de segundo


f 16  y ½ de segundo


f 11  y 1/15 de segundo


f  8   y 1/30 de segundo


f  5,6 y 1/60 de segundo


f  4    y 1/125 de segundo


f  2,8 y 1/250 de segundo


f  2    y 1/500 de segundo


f  1,4  y 1/1000 de segundo


 


Así pues, todas estas combinaciones corresponden al mismo valor de exposición. Resulta pues un balance entre el tiempo de exposición y la entrada de más o menos luz a través del diafragma, eso es la ley de reciprocidad.


 


Medición. El fotómetro


Los fotómetros son instrumentos que miden la intensidad de la luz.


Para medir dicha luz se emplean dos métodos o procedimientos:



  • medición de luz incidente (la que le llega al motivo)

  • medición de la luz reflejada (la que refleja el motivo)


En el ajuste del fotómetro se toma como base una referéncia media de un 18% de la luz incidente, o dicho de otro modo, la luz que refleja un gris neutro, o sea, de un 18% de negro.


Los fotómetros de mano permiten mediciones indistintas de luz incidente y luz reflejada, al contrario que los incorporados en las cámaras, que solo miden la luz reflejada.


En las cámaras antiguas todavía podemos ver algunos modelos que la célula fotoeléctrica se encuentra fuera del cuerpo y siempre mide en dirección al objeto.


 


Medición TTL – Parte cuarta


Hoy en día, en las cámaras de objetivos intercambiables, la medición se hace, en general, a través del objetivo (medición TTL). Esta es mucho más fiable, ya que solamente se miden los detalles del motivo captados por el objetivo.


En la medición TTL hay que distinguir diversos métodos:


MEDICIÓN PROMEDIADA O PONDERADA AL CENTRO


Es la que valora todo el campo de la imagen, dando especial preponderancia a la zona central.


MEDICIÓN PUNTUAL


Es la que mide la luz en el punto central de la imagen.


MEDICIÓN PARCIAL


Mide la luz en un círculo central del centro e ignora el resto.


MEDICIÓN EVALUATIVA O MATRICIAL


Es el sistema inteligente que mide todo el campo de la imagen, dando más importancia a unas zonas que a otras, siguiendo unos patrones establecidos por el fabricante de la cámara, basados en miles de fotografías.


En la medición de la luz reflejada hay que considerar el porcentaje de luz que reflejan los colores.


Se considera que un color es completamente negro si refleja el 3% de la luz.


Se considera que un color es completamente blanco si refleja el 96% de luz.


Por lo que todos los fotómetros están calibrados tomando como referente la cantidad de luz que refleja la carta llamada de “gris medio” que refleja el 18% de la luz total que recibe.


 


Muchas veces, la lectura de la luz reflejada resulta errónea, por ejemplo, en condiciones de luz extrema, en exposiciones de contraluz, en lugares donde haya un reflejo de luz importante, paisajes nevados, playas de blancas arenas, será entonces cuando nos será de gran utilidad la carta gris del 18% como referente, y así poder exponer correctamente.


LOS HISTOGRAMAS – Parte quinta


A partir de ahora, ya nos queda claro que una fotografía tiene el poder de enfatizar y mejorar su valor y por otro lado, también de arruinarla.


-La intensidad de una fuente de luz, su distancia a la escena y la parte de ésta que se refleja, se traducen en una cierta cantidad que llega a nuestra cámara.


-Después, los valores de obturación y diafragma darán como resultado final la luz que dejarán pasar a nuestro medio sensible, foto-químico o digital.


La luz reflejada por la escena, poca o mucha, tiene consecuencias importantes en el rango de aperturas y velocidades que podemos elegir para tomar nuestra imagen, esto depende de la sensibilidad elegida que se mide en valores ISO.


 


Pues bien, ahora disponemos de una potente herramienta digital, se llama HISTOGRAMA y resulta ser un gráfico que representa la luz por zonas, desde los tonos más oscuros a los más claros.


 


Un esquema de 256 columnas que representan el número de pixels de la imagen para cada valor de luminosidad, desde el negro (0) al blanco (255).


Negro a la izquierda y blanco a la derecha.


Así pues, el histograma de la cámara nos ayudará a medir la exposición correcta más allá de lo que pueda indicar el fotómetro.


Hemos de exponer de tal forma que el histograma nos de una gráfica lo más ajustada posible a la derecha, ya que esa parte corresponde a los tonos claros, pero sin llegar a rebasarlos.


Esto garantiza la mayor calidad de imagen posible, debido a la tecnología constructiva de los sensores.

G&M
FORMACION03
Nuevo

7 otros productos en la misma categoría: